domingo, 25 de septiembre de 2011

La leyenda del primer músico de jazz


Nueva Orleans. Una vieja fotografía fechada antes de 1895. En ella se ve un sexteto de músicos criollos presentando una formación típica de la época. Cornetas, clarinete, trombón de válvulas, contrabajo y guitarra. Puede que también hubiera un batería pero no quedó reflejado en la instántanea. Nada se sabe del fotógrafo que la hizo o del momento de la escena en el que fue tomada. Quizás después de una actuación callejera por alguno de los parques de la ciudad. Aunque, en realidad, tampoco importa mucho...

El enigma constituye algo consustancial a la música jazz. Forma parte de su personalidad, de su magia y de su inmenso poder de evocación. Cientos de historias de músicos, de personajes, de amantes, de grabaciones, de ciudades, de locales  y, por supuesto, de canciones han quedado ocultos tras la aplastante losa que supone el paso del tiempo. Podemos especular con algunos datos pero tal vez nunca sabremos realmente todo lo que el jazz ha dado de sí.

En ese sentido, en la historia apócrifa del jazz la figura de Buddy Bolden es una de las más enigmáticas de todas las que nos podemos encontrar, sino la que más. Mucho se ha escrito sobre él y pocas son las referencias, por lo que (casi) siempre suele contarse lo mismo. Todo lo que sabemos pertenece a testimonios de sus coetáneos y con frecuencia al ámbito de la conjetura o la recreación, donde, tal vez se sitúe el inicio de su leyenda.

Aunque se cree que realizó algunas grabaciones, lamentablemente ninguna de ellas ha llegado hasta nuestros días. Sólo la foto de su banda, la única que se conserva de él. Mucho antes de que Louis Armstrong revolucionara el mundo de la trompeta (y del jazz en general), Bolden  hacía sonar su corneta en alguna de las numerosas bandas que agitaban la ciudad. Los recuerdos (quizá difusos, quizá inventados) de un jovencito Armstrong resultan reveladores:

"Buddy Bolden fue uno de los primeros maestros del género. Recuerdo haberle oído por primera vez cuando tenía cinco años. Bolden y sus muchachos actuaban en el Funky Butt Hall, primero una media hora en la calle, frente a las puertas del Hall y luego en el interior. Los niños escuchábamos desde el otro lado de la calle y lo pasábamos en grande bailando su música. Cuando la banda entraba en el Hall, nos volvíamos a casa. Ésa fue la primera vez que oí tocar a Buddy Bolden y tenía uno de los sonidos más potentes que jamás había escuchado."

Con la mente puesta en recrear ese sonido, el clarinetista Sidney Bechet, también coétaneo de Bolden, compuso 'Buddy Bolden Stomp'.


Charles 'Buddy' Bolden nació en Nueva Orleans, en 1877.  Su profesión real era la de barbero, ya que su padre regentaba una barbería en Franklin Street, en pleno Storyville, pero su verdadera pasión fue la corneta, antecendente de la trompeta actual. Como curiosidad emulaba ser periodista editando The Cricket, un panfleto incendiario que se hacía eco de todos los rumores y escándalos locales. De hecho, ocasionalmente trabajaba como soplón para la policía, debido a su gran conocimiento de los bajos fondos de la ciudad.

A pesar de que lo habitual para un músico de viento era comenzar en las bandas de metales que tocaban marchas y polkas, la primera vez que Bolden se introdujo en la vida musical pública fue gracias a los conjuntos de cuerda que actuaban en bailes y fiestas. A mediados de los años 90 del siglo XIX, en la trasera de su barbería empezó a reunir una banda junto con el trombonista Willy Cornish, compañero de andanzas musicales.

Bolden no sabía leer música.  Según 'In searh of Buddy Bolden: First Man of Jazz' de Donal M. Marquis- una de las mejores obras para acercarse al personaje- cuando olvidaba un pasaje musical, empezaba a inventar adornos que los oyentes disfrutaban más que la propia música escrita. Le gustaba improvisar, algo totalmente innovador para la época. Pero el rasgo que realmente diferencia  la banda de Bolden del resto de agrupaciones era el afán por fusionar los ritmos sincopados del ragtime y las inflexiones del blues, preparando el terreno para lo que sería la transición al jazz.

En 1939 el libro Jazzmen (el primero sobre historia del jazz del que ya hablaremos en profundidad) describe el sonido de Bolden como único e inigualable. Cuando soplaba su corneta en Gretna, a las afueras, las notas traspasaban el río Mississippi hasta llegar a la parte alta de Nueva Orleans. Durante el día tocaba en todo tipo de fiestas privadas, picnics y celebraciones. Por la noche se dejaba caer por los salones, burdeles y barrel-houses del distrito negro.

También se le podía ver por parques públicos, donde eran habituales las actuaciones nocturnas. Cuando Bolden tocaba en Johnson Park y aún no tenía la audiencia suficiente, gritaba 'es hora de que los negritos vuelvan a casa', después introducía su corneta en uno de los agujeros de la valla y emitía unas notas de llamada para alertar a los que se encontraban en el cercano parque de Lincoln de que la actuación iba a comenzar. El parque se llenaba en apenas unos minutos.

La única mención en prensa que tuvo en vida no se debe a su música, sino a que fue detenido por agredir a su suegra con un jarrón. Hacia 1906, su carácter violento, los problemas con el alcohol y su inestabilidad mental -padecía esquizofrenia-  le recluyeron a un manicomio en Jackson donde pasó el resto de su vida hasta su muerte en 1931. Cuando las primeras grabaciones de jazz surgieron en los años 20, el estilo de tocar de Bolden había pasado de moda, por lo que ningún disco pudo reflejar con fidelidad su sonido.

Sin embargo, para la historia ha quedado el famoso 'Buddy Bolden Blues' o 'I thought I heard Buddy Bolden say', homenaje de Jelly Roll Morton basándose en el 'Funky Butts' compuesto por Bolden. Tema emblemático que ya usamos para ilustrar el éxotico carnaval de ritmos de Nueva Orleans y ahora lo recuperamos en una versión poliinstrumental, donde destaca Sidney Bechet al clarinete, en un estilo mucho más cercano al sonido Buddy Bolden.




"La policía te metía en la cárcel si te oía cantar aquella canción. Yo acababa de empezar con el clarinete, tenía seis o siete años y Bolden estaba haciendo una competición entre los miembros de la Imperial Band, que estaban subidos a un camión. Bolden empezó su tema, la gente comenzó a cantar y los policías se pusieron a aporrearles en la cabeza", Sidney Bechet sobre 'Buddy Bolden Blues'.

Pie de foto. De pie, de izquierda a derecha:  Jimmie Johnson (contrabajo), Buddy Bolden (corneta),  Willie Cornish (trombón) y Willie Warner (corneta). Sentados: Brock Mumford (guitarra) y Frank Lewis (clarinete).

15 comentarios:

  1. Apasionante esta historia del jazz por capítulos... ¡ya estoy enganchada!

    Me ha encantado la anécdota de la suegra... ¿y que eso no sea considerado legitima acción en defensa propia?

    El New Orleans de esa época debía ser fascinante. Espero que parte de esa esencia se mantenga para cuando vaya a conocerla...

    ResponderEliminar
  2. ;-) Desde cuando pegar a una suegra es délito de cárcel...

    Gracias por los fieles comentarios. Es un placer escribir para un público así...

    Hay que ir a Nueva Orleans...

    ResponderEliminar
  3. Buenas Manu,
    Preciosa la historia, el arte devora a sus genios en tantas ocasiones y el Jazz anda lleno de ejemplos. Al ver la foto me ha resultado curiosa la formación, una guitarra en los albores del Jazz!! Claro, luego me lo explicas y la explicación proviene natural, el Jazz estaba despegándose del Blues y supongo que la base rítmica del combo pertenecía a las cuerdas, sin batería ni piano, o tal vez el contrabajo era un superdotado o daba el pulso con el guitarra, o el trombón?, en todo caso una joya de foto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu participación Ferrán, es un placer verte por aquí.

    La verdad es que yo creo que en lo primeros años del jazz en Nueva Orleans -con esa tradición bandas callejeras- la guitarra era un instrumento mucho más 'transportable' que el piano por ejemplo, más asociado a los honky tonks.

    La foto es historia viva del jazz. Qué pena que no se conserven muchas de esa época.

    De nuevo, gracias.
    Nos leemos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Vaya sorpresa me he llevado al entrar en tu blog por primera vez y encontrarme con aquel grandullón de pulmones de acero al que llamaban Buddy Bolden. ¿Era tal cual lo definió aquel bocazas, fullero y sensacional músico llamado Jelly Roll Morton? No lo sé, tampoco sé si hay que fiarse de los recuerdos de Bechet. Morton decía en sus grabaciones para Alan Lomax que era el inventor del jazz pero al mismo tiempo se consideraba heredero de Bolden.
    Toda historia tiene una prehistoria donde la leyenda se funde con la magia y los anhelos de unos orígenes míticos por aquellos que han tomado una determinada senda.
    ¿Qué hay de verdad en el mito de Bolden?
    ¿Qué hay de verdad en el mito de Ulises, de Mitra, de Buda o de Gilgamesh?
    No importa, su presencia siempre será necesaria para darle al jazz esos inicios brumosos y poéticos que tan bien le sientan.
    Pongo tu enlace en mi blog.

    ResponderEliminar
  6. Sea usted bienvenido Dr. Krapp a este humilde blog dedicado a los orígenes...

    Todo un honor!

    El fanfarrón de Morton posiblemente se halle en los burdeles del Infierno, con su cigarrillo en la boca y tocando Buddy Bolden Blues al piano.

    Habrá que dedicarle un apartado especial!

    Un abrazo y nos seguimos leyendo!

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante tu entrada, amigo Manu. De Bolden, que no grabó nada y se paso un cuarto de siglo encerrado en un manicomio, se puede decir mucho y bueno de lo que hizo en el campo de la musica, porque en el tema de la suegra me parece que se paso de rosca. Me parece increible que sus compis de la epoca (Satchmo, Morton, Bechet....) se lo reconocieran, y mas aun, que sus andanzas se hubiesen convertido en leyendas y tuviesen tanto eco mediatico.
    Se dice de él que ademas de ser "el primer musico de jazz" como dices, dirigió la primera banda de jazz de la historia... Un saludo jazzero

    ResponderEliminar
  8. Agradable presencia la suya, amigo kuto.

    Gracias por el comentario. Tal vez la próxima lista de 54 debería incluir al maestro Bolden... ;)

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Era una sugerencia sin mayor pretensión y con cero ánimo de polemizar. La lista está perfecta. Haría falta un hotel de mil habitaciones para llenarlo con todas las figuras del jazz y seguro que aún así nos quedaríamos cortos... ;)

    Saludos y dejemos que Bolden descanse en paz, sí, que debía tener un carácter...

    ResponderEliminar
  11. Oye Manu,,, ¡Que te lo decía en broma empaquetada de serio!.... Jejeje.

    Ah! y la lista -para mi gusto- no esta perfecta. Existe uno que si pudiera, lo quitaba ya.
    Un abrazo jazzero.

    ResponderEliminar
  12. Ah vale, entonces he sido yo el que no entendí bien... ;)

    Mejor no dar nombres por si acaso...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  13. Apostaría cualquier cosa, eso sí con los naipes de Kuto, a que se trata de Benson :)))

    ResponderEliminar
  14. Tengo informacion acerca de que la unica fotografia de Bolden y su banda siempre se mostro' al reves ( es posible, puesto q resulta extraña la orientacion del contrabajo perfilado hacia afuera de la banda,apuntando sus cuerdas hacia la nada) por lo tanto,el guitarrista habria sido zurdo.
    Adrian Blasetti musico-periodista

    ResponderEliminar
  15. Interesante información...Excelente articulos sobre la musica he podido encontrar en tu sitio web ¡Felicitaciones por ello!

    ResponderEliminar