domingo, 29 de enero de 2012

Mujeres pioneras del jazz

Burdeles, sexo, alcohol, chulos, peleas, buscavidas, reputados padres de familia o infames bebedores, charlatanes, fanfarrones, libertinos. Hasta ahora, todos los protagonistas que han ido pasando por LA MÚSICA ES MI AMANTE han sido hombres. Como la propia historia del jazz y del blues. Tan solo en el nacimiento de los 'race records' citamos a Mamie Smith y su 'Crazy blues', como la primera persona en grabar un disco de blues. Pero en el blues era habitual que las cantantes solistas fueran mujeres (Bessie Smith, Ida Cox, Ethel Waters), sin embargo los músicos pioneros (Charley Patton, Son House, Blind Lemon Jefferson...) seguían siendo en su mayoría hombres. 

En el jazz esta circunstancia se aprecia aún más. Buddy Bolden, Jelly Roll Morton, King Oliver, Louis Armstrong... todos los grandes nombres del jazz de Nueva Orleans fueron masculinos. Hasta el título del que es considerado como primer libro de jazz de la historia, publicado en 1939, resulta igual de revelador: Jazzmen, es decir la historia de los hombres del jazz.  No hay lugar para las mujeres. Pero, ¿por qué este olvido?, ¿jugaron un papel secundario?, ¿no hubo mujeres entre aquellos pioneros del jazz?

Como apunta Frank Tirro en su 'Historia del jazz clásico' el estereotipo popular suele restringir la contribución femenina a la música vocal: cantantes de blues clásico como ya hemos citado, las grandes divas del jazz (Billie Holiday, Ella Fitzgerald y Sarah Vaughan) y alguna instrumentista ocasional. Además, aparte del machismo reinante en la época, existe otro factor social importante. Tradicionalmente los instrumentos de viento se reservaban para los hombres y los de cuerda (sobre todo el violín) quedaban relegados a las señoritas. Se daba, a su vez, una situación de monopolio por lo que muchos hombres sentían miedo a que las mujeres pudieran acceder a un empleo destinado solo a ellos.


En las dos primeras décadas del siglo XX, las mujeres negras que se dedicaban al mundo del espectáculo se movían en el circuito denominado TOBA (Theater Owners' Booking Association) que estaba compuesto por circos, carnavales, shows ambulantes y teatros con un público afroamericano como destinatario final. Las estrellas eran las cantantes de blues clásico con Bessie Smith como máximo representante, aunque también se interpretaba vaudeville, minstrels y jazz. 

Durante esos años, asimismo, en la denominada Era del Jazz, las oportunidades laborales sirvieron para reforzar la revolución femenina e influyeron también en los movimientos de liberación de la mujer de los locos años 20, donde la mujer adopta un papel más masculino, empieza a fumar, se corta el pelo, conduce coches... En definitiva, juega un rol más activo en la sociedad. A esto contribuyó también el cine, la publicidad y la moda. Aparecen agrupaciones vocales femeninas como las Andrew Sisters y sus predecesoras, las Boswell Sisters, de gran popularidad en la época. Con la llegada de la Era del Swing, en los años 30, surgieron además multitud de orquestas de mujeres, como se puede observar en este documental.

Pero lo que nos importa en este momento no es realizar un recorrido por el papel de la mujer en el jazz (tarea ardua, enciclopédica y extensa) sino centrarnos en las aportaciones femeninas de sus orígenes. Y para ello, como no, debemos recurrir a Nueva Orleans. Según cuenta Frank Tirro, alrededor de 1920 en la ciudad se oían nombres femeninos como la pianista Edna Thomas, que acompañaba a Louis Armstrong en el Red Onion Café. En 1923 otra pianista, Lovie Austin, grababa en Chicago al frente de su banda Blues Serenades, de la que era arreglista y compositora. No obstante, sin lugar a dudas, una de las mujeres pioneras más influyentes del primer jazz fue una menudita chica de Memphis, que además llegó a casarse con el gran mito del jazz.


Lil Hardin: la pequeña y bella pianista

Lilian Hardin Armstrong nació en 1898 en Memphis, Tennesse, en el seno de una familia de clase media. Estudió piano clásico. Los himnos y las marchas formaban parte de su repertorio habitual. Su madre, Dempsy Hardin, definía el blues como "una música inhumana e inmoral tocada por haraganes inhumanos e inmorales que expresaban sus mentes vulgares  con una música vulgar". Esta actitud despectiva era muy habitual entre los negros de clase media ya que sentían que para escalar socialmente debían rehuir cualquier cosa que oliese a estereotipo negro.

Pero todo cambió cuando Lil escuchó por primera vez 'Buddy Bolden's blues' a manos de un primo suyo que tocaba la guitarra. Como cualquier joven de esa época se sintió atraída por la fuerza expresiva del blues. Aún así, siguió con sus estudios de piano clásico en la Universidad Fisk de Nashville. En 1916 se trasladó, como la mayoría de los negros del sur, a Chicago. Allí obtuvo un empleo en una tienda de música como demostradora de canciones, muy popular en un período en el que el dinero venía de la venta de partituras no de discos. Lil se sentaba al piano para mostrar las canciones a los clientes antes de que éstos decidieran comprar la partitura.

Un día en la tienda entró Jelly Roll Morton y Lil recuerda cómo quedó impresionada por su forma de tocar el piano, golpeando las teclas con fuerza y determinación. Gracias a este trabajo, y desoyendo las recomendaciones de su madre, entró además en contacto con la escena de músicos de jazz de Chicago, entre ellos la Freddie Keppard's Original Creole Orchesta. En estas reuniones musicales en la trastienda se dio cuenta de que ningún músico utilizaba partitura, todos improvisaban, por lo que ella empezó a hacerlo también.

En 1921 conoce a Joe 'King' Oliver en el famoso Dreamland -una de las salas de fiestas más bulliciosas de la ciudad - que enseguida la ficha para su Creole Jazz Band. Allí no sólo se ocupa del piano, sino que también compone y arregla muchos temas. Sus disputas con Oliver son sonadas porque Lil quería introducir algún solo de piano. En una ocasión el estricto Joe, partidario de que cada instrumento tuviera una función determinada dentro de la orquesta, le llegó a recriminar esa insistencia por los adornos diciendo que ya tenían un clarinete en la banda.

Consejera de Armstrong 

En la Creole Jazz Band se enamora de un provinciano Louis Armstrong con el que se casa en 1924. Según James Lincoln Collier en 'Louis Armstrong: an American genius', Lil ejercía una fuerte influencia sobre el tímido Armstrong, hasta el punto de que fue ella quien le animó a abandonar la orquesta de King Oliver y establecerse por su cuenta. A pesar de las reticencias de Louis, finalmente lo hizo y consiguió entrar en una de las agrupaciones más importantes de la época, la de Fletcher Henderson, en Nueva York, aunque Lil se queda junto a Oliver en Chicago.

Las infidelidades de Louis y sus continuos viajes hacen que el matrimonio se separe en 1928, aunque siguen manteniendo una buena amistad. Lil pasa a formar parte de varias orquestas como pianista y cantante. Realiza, a su vez, grabaciones para Decca Records durante la Era del Swing, con cierto éxito pero siempre a la sombra del que fuera su marido. Hacia 1963 su actividad empieza a decaer.

El legado musical de Lil Hardin no ha sido muy reconocido por la historia del jazz. Sin embargo, para Frank Tirro, fue la creadora de algunos de los rasgos definitorios del estilo Chicago, que lo alejaron del jazz tradicional de Nueva Orleans. Sus composiciones resultaban atrevidas e innovadoras ya que incluían figuras armónicas y melódicas inusuales en el repertorio de Nueva Orleans.

Muere en 1971, de un colapso mientras interpretaba 'St Louis Blues' en un programa de televisión en memoria de Louis Armstrong, que paradójicamente había muerto justo un mes antes. Tal vez no soportaba la idea de estar en este mundo sin el que fuera el amor de su vida...

Para finalizar, tres documentos audiovisuales altamente sugestivos. En primer lugar, podemos ver a una Lil madura interpretando el famoso 'Heebie Jeebies' al piano y a la voz.


Esta segunda pieza 'Got not blues' es una composición de Lil y Louis, grabada en 1927 por los históricos 'Hot Five'.

 

Por  último, la que posiblemente sea su composición más completa, 'Struttin with some barbecue' interpretada magistralmente por Louis Armstrong y sus All Stars en 1954, en un documento cinematográfico único.



"Yo estaba en la cima entonces, tenía un abrigo de visón y un gran coche negro y él era un paisano de Nueva Orleans que tenía unos lindos dientes blancos y una bonita sonrisa". Lil Hardin sobre la primera vez que vio a Louis Armstrong.

31 comentarios:

  1. impresionante!!!
    para mi gusto sin duda, nunca podré olvidar la mñitica voz de Billie Holiday, sobretodo cantando "I'll Be Seeing You" o la fabulosa e inimitable voz de Ella Fitzgerald, cantando su "lullaby of birdland"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Coincido contigo en que Billie Holiday es mucha Billie Holiday. Para mí es la mejor vocalista de jazz de todos los tiempos...
      Un saludo

      Eliminar
  2. Hola Manu,
    Fantástica Lil!!!! Si es que está más que sabido el que la influencia y presencia reales de las mujeres no se corresponde con su aparición en la historia, no olvidemos que los historiadores son en su mayor parte hombres, y una cosa trae la otra.
    Preciosa la entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ferrán! Buen apunte. Casi todos los historiadiores son hombres exacto! Y además el jazz generalmente ha sido una música machista... Gracias por pasarte, como siempre, por aquí. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Me ha encantado la entrada... para una defensora de los derechos de las mujeres es muy gratificante descubrir que hay quién se acuerda de ellas y de su papel en la historia, tan poco valorado habitualmente. Muchas gracias, Grooveman.

    En el jazz, como en todas las disciplinas no solo musicales, si no artísticas en general siempre ha resultado muy complicado que las mujeres encontrasen un hueco, y de las pocas veces que lo han conseguido hay escasos testimonios históricos.

    Al margen de este apunte, me parece interesantísimo -como siempre- todo lo que describes; y me ha llamado la atención especialmente la historia de 'los demostradores de canciones'... ¡qué curioso! antes se vendían partituras, no discos... ¿quién sabe si no volveremos a algo parecido ahora que tampoco se venden discos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Isa JMoya! Trabajo curioso verdad? Me imagino cómo tendrían que ser esas jam sessión en la trastienda, con Jelly Roll Morton dando sus lecciones y fanfarroneando sobre su 'invento' del jazz...

      Eliminar
    2. Habría sido acojonante estar en una de ésas, rodeada de grandes figuras :-) cómo en Midnight in Paris pero en New Orleans o Chicago... ¡¡Por soñar que no quede!!

      Eliminar
    3. acabo de ver la imagen en mi cabeza y me gusta!! ;)

      Eliminar
  4. Eres un crack. Sólo te voy a hacer un pero: Escribe más a menudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, qué alegría verte por aquí, querido Goyo!!! Muchas gracias por el comentario! Debería escribir más tal vez, sí, pero con todo el tiempo que me lleva documentarme para cada entrada solo me podría dedicar a esto... ;) Algún me pagaran por hacerlo! jeje

      Un saludo!

      Eliminar
    2. Te entiendo perfectamente. Yo te tengo enlazado desde mi blog. Al menos así sé cuándo actualizas. Aunque creo que es la primera vez que te dejo un comentario. Un abrazo.

      Eliminar
    3. Lo que no entiendo es por qué no te tenía enlazado yo... Ya está solucionado... ;)

      Eliminar
  5. Impresionante, lo he releido porque he disfrutado un horror con él, El documental al que pones es acceso de Jazz Womwn of the 30's and 40's, muy bueno, al principio pensaba que estaba viendo una escena de "Con faldas y a lo loco", la orquesta sincopada de chicas donde acaban tocando Jack Lemon y Tony Curtis, pero claro el saxofonista no era Curtis, así que deduzco que Wilder se inspiraría en este documental cuando realizó la peli o será todo una coincidencia
    Desconocía la historia de Lil Hardin, muy interesante, no voy a decir eso de detras de un gran hombre hay una gran mujer porque me parece falso, creo que detras de cada gran persona existe ella misma, pero es cierto y la historia lo confirma que muchos grandes hombres han ocultado o eclipsado a grandes mujeres, trabajar en colaboración, sigue siendo una asignatura pendiente!!
    Fabulosa entrada, no digo que te prodigas poco, porque llevo un par de semanas siguiendote, pero espero con impaciencia la próxima!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Jesús por tus preciosas palabras, muy alentadoras para seguir adelante. Coincido contigo en que la primera vez que vi el documental (vaya joya) pensé automáticamente en la película, pero parece ser que es bastante real.

      Un fuerte abrazo y estás invitado a pasar por aquí siempre que quieras...bueno cada 15 días ;)

      Eliminar
  6. Me ha encantado y apenado a la vez, porque hoy todavía existen sectores en el que la acaparación masculina es tremenda. Yo, que siempre reivindico todo lo relacionado con la mujer, sólo puedo agradecerte esta entrada. Es grato saber que siempre hay mujeres que luchan y consiguen hacerse un hueco por méritos propios.
    Animan y alientan a ser algo más que una gran mujer detrás de un gran hombre.
    De nuevo, gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rutims!! La historia del jazz ha sido injusta con las mujeres, por eso hay que reivindicar su legado. Por cierto un comentario muy a la altura... ;)

      Eliminar
  7. Fantástica Lil! Gracias por rescatarla Grooveman. Aunque aún estoy conmovida por su final.. Y es que tu narración de las historias del jazz consiguen transportarme al punto de asistir a los momentos que describes.

    Un placer leerte. Si tuviese una editorial musical, re editaba yo misma. Mientras tanto, me conformo con seguir aprendiendo y contagiándome por tu pasiòn por la música y sus orígenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow, muchas gracias Sarita B! A mí el momento de su muerte me ha parecido impactante... Hagamos un libro sobre Road of Jazz! ;)

      Eliminar
  8. Hermosa entrada, como siempre. Debemos pensar que hay un trasfondo social detrás de esta marginación femenina en el jazz. En el blues clásico era necesario la presencia femenina ya que la TOBA era un circuito que funcionaba en teatros de variedades.Con su toque cabaretero las cantantes no solo eran bienvenidas si no imprescindibles, algo de lo que pssaba aquí con el cuplé o en París con el cancan.
    Por otro lado el jazz es música nacida y desarrollada en tugurios y lupanares donde una chica decente y con estudios musicales, es decir de clase media para arriba, nunca podría entrar sin que se cuestionase su virtud. Los combos y orquestas femeninas eran más un fenómeno exótico al que se se les sacó partido con motivo la movilización de los hombres en la Segunda Guerra Mundial.
    El primer y último vídeo son fantásticos, un auténtico descubrimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dr. Krapp! Gran apunte, como siempre! Tienes razón los conjuntos femeninos no son representativos y eran más algo exótico, como bien dices.

      Buenos vídeos verdad? Pues los descubrí de casualidad... ;) Bendito Youtube!!

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Me ha flipado (nó, lo siguiente), que pasada de historia, bien documentada, mejor contada, integrada en el trasfondo socio-cultural...Es un placer pasar por aqui...Por un momento ( y no sé por qué) me ha parecido estar escuchando la Banda sonora que mi cabeza imaginó para "Un saco de Huesos" de Stephen King...cosas mias, enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sebas! Un placer! Curiosa asociación con Stephen King, jeje Un saludo

      Eliminar
  10. Bien escrito, bien documentado. Mi respeto y especial admiración por la pasión que le mueve y le conmueve. El mundo necesita personas apasionadas. Además, el jazz entiende de pasiones, y en las pasiones cómo van a ser olvidadas las mujeres. Supongo que ante ciertos olvidos hay razones socioculturales, cómo no, pero firmemente creo que los olvidos suelen darse en ambas direcciones. Pero esta una clara muestra de mujeres que no quisieron olvidarse a sí mismas.

    Siempre es un aprendizaje leerle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Beronikes!! Muy agradecido por tu comentario. Seguiremos compartiendo pasiones, amantes y muchos jazz ;) Un abrazo

      Eliminar
  11. Me repito como el ajo si digo que es una fantástica columna, yo siempre te digo lo mismo y los demás también, así que debes de estar orgulloso. Me producía cierta envidia la documentación y longitud de tus columnas, yo tengo un estilo creo que peor, más improvisado y de artículos cortos. Pero he encontrado la explicación a mi estilo de publicar: después de años de escribir largos artículos científicos y enfrentarme a editores a los que un apellido latino les echaba para atrás, y de documentarme exhaustivamente para mi programa de radio, paso de todo y escribo sin saber muy bien los meandros que tomará el artículo, ni mucho menos el final. Creo que es una explicación coherente

    Un abrazo

    Mario

    ResponderEliminar
  12. TE VUELVO A FELICITAR POR LA INVESTIGACION QUE HACES. ME CULTURIZAS MUCHO HOMBRE.

    ResponderEliminar
  13. Amigo, Manu. Un blog, realmente, hermoso. Y con un frase de encabezado, que es tan real como una catedral. Sin el blues no hay nada, es el pangea. Vas a mi estantería de favoritos y me tomaré un Talisker a la salud de este espacio en la habitación 91. Mientras me deleito con todas las mujeres que salen en este post. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias J.C Alonso y bienvenido al blog. Un placer tenerte por aquí. Póngase usted cómodo y póngame otro Talisker ;)

      Eliminar
  14. HOY EN EL DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER QUISIERA COMPARTIR ALGUNOS TRAKS DE JAZZ PUES YO TAMBIEN FUI PRECURSORA DEL JAZZ EN PUEBLA MEXICO JUNTO CON MI ESPOSO EL BAJISTA PACO Cazarez,el me enseño aimprovisar y muchas otras cosas mas pero mi forma de tocar tiene much su influencia, aqui les dejo unos traks.https://soundcloud.com/lizpiani/fly-me-to-the-moonhttps://soundcloud.com/lizpiani/a-night-in-tunisiahttps://soundcloud.com/lizpiani/night-and-dayhttps://soundcloud.com/lizpiani/solo-jazz en solo jazz toca paco en vivo 40 minutos de improvisacion.

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno el blog Manu, me lo recomendó Carolina Prada y me ha gustado mucho. He echado de menos en esta entrada a la gran Big Mama Thornton, aquí te pongo un enlace a un pedazo de directo brutal del hound dog y otras, con Buddy Guy, John Lee Hooker y otros máquinas...espero que os guste!

    salut!

    http://www.youtube.com/watch?v=5XUAg1_A7IE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Andrés, bienvenido por aquí. Sin duda la Gran Mama es otra de las grandes, más ligada al blues quizá. Un saludo!

      Eliminar