domingo, 6 de mayo de 2012

Etimología de 'jazz' (I): la historia de Jasbo Brown


El jazz es una celebración, un rito, una alegoría. Nació en las postrimerías del nuevo siglo (el s.XX) en una ciudad portuaria y bulliciosa como Nueva Orleans, de la unión de diversos estilos e influencias previas. De África, América y Europa. Esa mezcla tan característica (y compleja), consustancial al estilo, fruto de un paulatino y silencioso proceso de evolución, desencadenó en lo que actualmente conocemos como jazz. Sin embargo el término propiamente dicho no tiene un origen tan claro como la música.

En los años 20, por ejemplo, la palabra se identificaba fundamentalmente solo con músicos blancos. Paul Whiteman era denominado como 'King of Jazz'. Aunque el fanfarrón más famoso de su historia, Jelly Roll Morton, aseguraba que él ya utilizaba el término 'jazz' desde 1902. Pero a oídos del público norteamericano pioneros como él, como Louis Armstrong o Joe 'King' Oliver practicaban música hot, no jazz. Inmediatamene, por tanto, surgen cientos de preguntas sobre la difusa procedencia del término...¿Cuándo empezó a usarse la palabra 'jazz'?, ¿de dónde procede? ¿quién lo hizo por primera vez? ¿en qué contexto?

A las múltiples teorías que intentan dar respuesta a estos interrogantes hay que unir las fuentes poco fidedignas, relatos cuasi mitológicos e historias del folclore popular, con poca base lingüística. Aún así, existe toda una literatura de investigación que pretende arrojar luz al misterioso origen de la palabra jazz. Las propuestas son tan variadas como pintorescas. Desde las diversas connotaciones sexuales del término, a las referencias a personajes de leyenda, reminiscencias africanas, derivaciones del dialecto criollo patois o del slang de los bajos fondos hasta incluso orígenes divinos.




En cierto modo, da la sensación de que es como el característico individualismo del músico de jazz: cada uno tiene su propio sonido; cada uno tiene su propia teoría. Por ello, el objetivo de esta serie sobre la etimología de la palabra 'jazz' es hacer un compendio de todas ellas (las más representativas por lo menos) y que cada cual saque sus propias conclusiones. A día de hoy, historiadores, músicos e investigadores aún no han conseguido ponerse de acuerdo...


'More, Jasbo' y el Schiller's Cafe

Una de las teorías más fascinantes tiene que ver con Jasbo Brown (también escrito Jazbo, Jazzbo o Jasper dependiendo de la fuente), un itinerante músico negro sureño que, según cuenta la leyenda, alrededor de 1915 se dejó caer por los cabarets de Chicago. En uno de ellos, el Schiller's Cafe, actuaba junto a una orquesta de músicos también negros. El tal Jasbo tocaba el pícolo y la corneta. Cuando estaba sobrio, su sonido era plano y convencional, pero cuando lo acompañaba de unas cuantas copas de ginebra se convertía en melodías salvajes y extravagantes.

Los clientes, obviamente, preferían esta segunda opción por lo que, entusiasmados, en un principio gritaban 'More, Jasbo?' con la intención de rellenar su copa. Esa pregunta pasó a ser afimarción, 'More, Jasbo!', luego se transformó en 'more, Jaz, more' y de ahí finalmente al simple 'more, jazz'. El éxito de este enigmático músico fue tal, que los clientes acuñaron la expresión 'a little more Jasbo in that piece', refiriéndose a su manera de tocar poco ortodoxa.

Una variante de esta historia también tiene al Schiller's Cafe como protagonista, aunque en este caso, la banda era la Stein's Dixieland Jass Band, antecedente inmediato de la famosa Original Dixieland Jass Band. En mitad de la actuación un actor de revista jubilado y con unas copas de más gritó "Jass it up, boys", siendo 'Jass' una palabra del argot negro sureño empleada en los bajos fondos de Chicago para describir el comercio sexual y los placeres asociados a él.

A partir de entonces, el parroquiano ebrio fue contratado todas las noches para que gritase esa expresión a los músicos. En 1917, en Nueva York, la banda fue anunciada como la Original Dixieland Jasz Band. En el periódico de la época aparece 'jasz band', no por un error de imprenta sino, según Nick LaRocca, cornetista del grupo, para evitar que niños o algún adulto graciosillo tuvieran la tentación de eliminar del cartel la letra 'j' y dejar la palabra 'ass' (culo).


De la Razz's Band al 'Now, Chaz'

Se dice que en 1915 fue la primera vez que se usó en prensa la palabra 'jazz' para referirse a la música nacida en Nueva Orleans. El trombonista Tom Brown y su Brown's Dixieland Jass Band poseen ese honor (aunque ya veremos más adelante que esta afirmación no es del todo cierta). Brown fue contratado en el Lamb's Cafe de Chicago. Sus formas burlescas gozaron de mucho éxito entre la audiencia, pero los sindicatos de músicos pusieron un anuncio calificando esa 'jass music' como algo barato y desvergonzado. Aunque supuso un efecto rebote porque, semanas después, en el Lamb's podía leerse "Brown's Dixieland Jass Band, direct from New Orleans". Los que pasaban por allí sentían curiosidad por saber qué era esa jass music y llenaban el local noche tras noche.

Existen teorías de nombres que apuntan a Nueva Orleans y a la Razz's Band, una banda de metales que operaba en los inicios del siglo XX. El paso del tiempo hizo que la Razz's Band pasará a denominarse 'Jazz's Band'. Algunos hablan de un batería de Mississippi llamado Charles Washington apodado como 'Chas'. En el dialecto sureño es habitual decir 'Chaz'. Cuando el líder del conjunto quería que Charles repitiera un estribillo soltaba 'Now Chaz' y de ahí derivó a jazz.

Otros autores sitúan al batería en un balneario costero de Atlantic City y en lugar de Charles hablan de Jack. Parece ser que el tal Jack, tenía un ritmo tan feroz que se quedaba solo tocando porque sus compañeros de banda no podían seguirle. Los marineros del lugar, gritaban enfurecidos 'Jack, Jack!' que después daría lugar a jazz. En esta línea, quizá la más convincente es la de The Jassacks Band, un atípico trío de negros formado por un cantante, banjo y un tercero que tocaba una lata vacía. En la tradición popular sureña los jackass eran cantantes rurales solistas. Debido a un método de abreviación lingüística la Jassacks band se quedó en 'jass' y posteriormente jazz.

No son pocos los investigadores a los que el personaje de Jasbo, sin embargo, y el resto de teorías de nombres les parecen historias apócrifas. De hecho el término 'jazzbo' ya se utilizaba en el siglo XIX con varios sentidos. Jazzbo era una persona que vestía llamativamente. También hacía referencia a un instrumento improvisado que se construía al insertar un kazoo dentro de un viejo saxo para amplificarlo. Ambas acepciones proceden de los shows de minstrel y vodevil.

Give 'em the jasbo

Tal vez en las manifestaciones de los espectáculos de minstrel y vodevil se encuentren algunos de los antecedentes más verosímiles a la palabra jazz. La expresión 'Jaz her up' era de uso común ambientes circenses y de vodevil para animar al personal. Por ejemplo, entre bastidores se usaba 'put in jaz' para introducir más comedia en el espectáculo.

En ese sentido, 'Jazbo' equivalía a 'paparruchas' o lo que es lo mismo elementos cómicos vulgares. Paul Whiteman sostiene que el término jazz deriva de 'Jazzbo', palabra usada en los viejos shows de minstrel para improvisar sobre la canción. Pero 'Jazzbo' también hace alusión al fin de fiesta, el momento en el que los músicos, comediantes y bailarines se reunen sobre el escenario para bailar todos juntos.

Asimismo cuando el número decaía, los actores chillaban 'give 'em the jasbo' o 'jas it up' para pedir el aplauso del respetable. Otros autores piensan que dicha locución se utilizaba más bien para dar vitalidad a un número. También los hay que opinan que directamente la palabra 'jazz', en los antiguos vodeviles, significaba agitar las cosas.

En los años previos a la Guerra Civil, los negros de Georgia competían en concursos por conseguir un trozo de pastel en los conocidos como Cake Walk Contest. El ganador era coronado como Mr. Jazzbo. En esa línea, la expresión 'chasse beau', de origen francés, alude al paso de baile cake walk, que luego derivaría en 'jasbo', apodo también usado para denominar a los músicos.

Lejos del minstrel, 'chasse beaux' era una expresión popular francesa para nombrar a un dandy o a un Don Juan. Las versiones son infinitas, aunque para profundizar en los orígenes franceses, africanos o árabes ya habrá tiempo. Así como en las connotaciones sexuales del término. No hay que olvidar que una música nacida en los burdeles de Nueva Orleans no puede separarse de esa fuerte carga de vicio y depravación. En la próxima entrega, el perfume de jazmín de las prostitutas de Nueva Orleans...

Para finalizar, dos extractos sonoros, uno 'Jasbo Brown from Memphis town', interpretado por Bessie Smith, que no hace más que aumentar la leyenda del personaje. Y el 'Dixie Jass Band One Step' de la Original Dixieland Jass Band, primera grabación de la historia del jazz, donde se aprecia la denominación antigua de la palabra.






"El auditorio encantado con la novedad, exteriorizaba su regocijo gritando familiarmente al patrón:
"¡otra vez, Jasbo! ¡Jas, que se repita!"
Vean ustedes el nombre propio de Jasbo transformado primero en Jas por abreviatura y luego en "Jazz" por la defectuosa pronunciación de un auditorio constituído en su mayoría por negros". Revista Estampa. España.1931.

[N del A.]: Para favorecer una lectura más fluida y amena he obviado la retahíla de referencias bibliográficas y autores en el texto. Para aquellos que quieran profundizar en el tema aconsejo cualquiera de las referencias nombradas en la siguiente lista.

BIBLIOGRAFÍA:
- Jazz the word, Ethnomusicology. Alan P. Merriam and Fradley H. Garner. 1968.
- Jazz Anecdotes, Bill Crow. Oxford University Press. 1990.
- The word jazz. The Cambridge Companion to Jazz
- The Guiness Jazz A-Z. Peter Clayton and Peter Gammond. Guiness Superlatives. 1986.
- El pintoresco origen del "jazz-band". Estampa. Noviembre de 1931.

8 comentarios:

  1. Hola Manu,
    Como la mayoría de historias sin aclarar resulta un poco decepcionante no poder adjudicar a una de las versiones la paternidad de la palabra, pero con la lectura de las mismas consigues, una vez más, hacernos viajar hacia esa época de forma fantástica.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Ferrán. La verdad es que la cantidad de teorías es abrumadora... Eso sí algunas historias son realmente ingeniosas... ;) Un abrazo!

      Eliminar
  2. Interesantísimo y excelentemente documentado este recorrido por los orígenes del término 'Jazz'... la verdad es que al margen de las múltiples teorías etimológicas es una palabra que me fascina: Breve, tajante, vibrante y a la vez susurrante, sonora,con esa vocal tan abierta y esas zetas tan sugerentes...

    ¡Espero ansiosa esa segunda parte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isa(sinJMoya) coincido contigo, la palabra es tan fascinante como la música!! Gran acierto dividirlo en dos partes ;) Si no me hubiera salido una Biblia...

      Eliminar
  3. Hola Manu, como casi siempre mi mezcla tras leer tu entrada es encantado con la lectura y la audición que propones, impresionado por tus conocimientos e impaciente por leer la próxima segunda parte
    Un aplauso y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jesús!!! Todo un honor tus palabras! Un saludo

      Eliminar
  4. Interesante. Simpre había dado por hecho que la palabra jazz procedía de "jazzbo" a lo que haces alusión en el post, debí leerlo en algùn lugar ó escuchárselo a alguien. Desde luego, no tenía ni idea de que su etimología fuera tan incierta, así que agradezco tus aportaciones que me hacen salir de mi equívoco.

    Otra de las cosas que agradezco sobremanera es la inclusión de la bibliografía que utilizas para documentarte, algo en acasiones difícil de encontrar en muchos blogs, y bajo mi punto de vista, fundamental para imprimir seriedad.

    Por todo ello, mis felicitaciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias (again), como verás hay teorías para dar y tomar. De hecho, la de jazzbo parece que es de las menos fiables... Pero sigue siendo muy sugestivo eso de un personaje itinerante que da nombre al jazz...

      Lo de la bliografía, suelo hacerlo en el texto, pero en este caso, como me ha salido un artículo casi académico, lo he hecho al final por las razones citadas... ;)

      Me alegra verte de nuevo por aquí, un fuerte abrazo!

      Eliminar