miércoles, 23 de mayo de 2012

Etimología de 'jazz' (II): el perfume de jazmín de las prostitutas


"Pronto, un sincopado lamento musical se elevó sobre la fétida atmósfera de los sótanos de los salones; sobre el humo maloliente del vomitivo licor de barrelhouse, sobre los nidos de chusma y sobre los lujosos mármoles y adornos dorados de las casas públicas. Pero esta cínica melodía no satisfacía las necesidades de las bestias lujuriosas que habitaban en cada hombre. A duras penas compensaba la melancolía y la tragedia de aquellos moradores de la noche. El jazz era una contrapartida a sus pasiones, un telón de fondo esencial de toda la escena.", Robert Goffin, 'Jazz from the Congo to the Metropolitan', 1946.
A principios del siglo XX, Storyville era uno de los puntos más calientes de Nueva Orleans. Al caer la noche, surgía una nueva ciudad, una atmósfera sofocante de vicio y perdición donde borrachos, putas y chulos se entremezclaban. Los placeres ilícitos emergían con los primeros rayos de luna y se fundían con los destellos de los neones. Las 'casas de citas' se multiplicaban por cada esquina y las trabajadoras de la calle debían esforzarse por atraer a sus presas. Había mucha clientela, pero también mucha competencia. El alcantarillado brillaba por su ausencia. Las estrechas calles sin asfaltar del distrito rojo, apenas alumbradas por la tenue luz de las farolas de gas, se convertían en un hervidero de gente. Cuando llovía o subía el nivel del mar, se embarraba todo. En un intento de contrarrestar los hedores de la zona más pantanosa (y bulliciosa) de la ciudad, y con el ánimo puesto en acaparar candidatos, las prostitutas empezaron a utilizar una fragancia de jazmín (jasmine). Ya en ciertos ambientes populares eran conocidas como jazz-belles.

El cliente que abandonaba el burdel, aún impregnado del aroma de la pasión del perfume de jazmín, se decía que estaba "jassed". A los músicos que tocaban el piano en esos burdeles - Jelly Roll Morton, sin ir más lejos,- se les pedía que lo hiceran en un estilo "jassed", es decir, sexy, para que pudiera inspirar los bailes de las meretrices y satisfacer al personal masculino. Incluso los dueños de los prostíbulos, en la puerta de sus establecimientos anunciaban a esos músicos en grandes carteles que rezaban 'Jass music', con el objeto de llamar la atención de los transeúntes. Algún niño travieso se encargó de borrar la 'j' inicial para que se quedara en 'ass music' (música de culo), hecho que obligó a los dueños a sustituirlo definitivamente por jazz.

De entre las múltiples teorías que intentan explicar el origen de la palabra 'jazz', la del perfume de jazmín tal vez sea la más inverosímil, pero al mismo tiempo una de las más cautivadoras y sensuales. En general las tesis que hacen referencia al carácter decadente de la ciudad son las menos consistentes, las más fantasiosas, o incluso las más descabelladas, pero también resultan las más sorprendentes e innovadoras. Porque al fin y al cabo, algo que había nacido allí, en los prostíbulos de Storyville, ¿por qué no podía tomar su nombre de allí?

Es cierto que ninguno de los músicos negros pioneros admite haber escuchado la denominación 'jazz' en su ciudad durante esos primeros años. Todos hablaban de ragtime. Tampoco existen pruebas testimoniales concluyentes; las evidencias son escasas y los autores que las defienden, casi unos marginados, pero mientras la música jazz no se convierta en matemática o se hallen teorías físicas para catalogar los solos de Louis Armstrong, cualquier versión es, cuanto menos, digna de mención...


Ya explicamos en la anterior entrega las historias pintorescas del personaje mitológico Jasbo Brown y las teorías del minstrel y el vodevil. Casi todas ellas tienen algo en común: son acuñadas por blancos, como si fuera un término propio de ellos. Blancos de una élite urbana que, casualmente de jazz sabían muy poco y que miraban con cierto recelo la incipiente música. Baste un ejemplo significativo como la primera película sonora de la historia del cine, 'The Jazz Singer' de 1927, para reafirmar este concepto. Pero además, la mayoría pasa tangencialmente por Nueva Orleans. Citan sobre todo a Chicago, a Nueva York, a Los Ángeles o a Atlantic City, pero no se detienen en el foco verdadero donde surgió el jazz.

En su momento también hablamos de las bondades del trinomio sexo, alcohol y jazz y de la importancia que jugaron los burdeles y demás antros para el surgimiento y desarrollo del estilo. Quizá sin ese pecaminoso background, el jazz no hubiera sido lo que es. Quién sabe... Pues bien, es en esos indecentes lupanares donde se gestan las teorías que hablan del origen sexual de la palabra 'jazz', para muchos autores su sentido más literal y originario, indisociable al término.

Semen y el acto sexual

Parece ser que 'jazz' antes de 1900 ya tenía una fuerte carga sexual. Podía ser verbo o sustantivo. En el argot popular se refería a realizar el acto sexual. Los negros del sur lo utilizaban como sustituto de copulación o vagina. Hay referencias de textos escritos en patois criollo como sinónimo de excitar o estimular. Hay quien dice que etimológicamente es una derivación de las palabra 'jasm' que a su vez procede del slang 'jism' o 'gism' (semen) aunque también se usaban como sinónimo de energía o agallas.

Sin embargo, otros estudiosos consideran que su origen está en el francés popular del estado de Lousiana en el verbo 'jaser' que significa charlar, cotillear o burlarse. También es posible el antecedente en el término 'chasse beau' que, como vimos en la primera parte, podría haber derivado en 'jasbo' y ser utilizado como apodo para denominar a los músicos.

África y otras teorías exóticas

Músicos como Dizzy Gillespie hablan de una raíz africana, en la palabra 'jasi' que significa vivir aceleradamente. Encontramos más expertos que ahondan en las teorías transatlánticas para explicar el origen. En la zona del Golfo de Guinea, en el África Occidental, existía la palabra 'jaz' con el sentido de acelerar las cosas y que los esclavos incorporaron al patois criollo. También estaba el término 'jaja' para referirse a bailar o tocar música y que podría ilustrar un posible ascendencia onomatopéyica en el sonido de los tambores africanos.

En relación con esa teoría encontramos reminiscencias árabes en la voz 'jazib' y por extensión 'jazibiyah' que se refiere a encanto, belleza o poder de atracción. En el idioma indostánico está la palabra 'jazba' que expresa un deseo violento. En oposición a esa interpretación están los que opinan que 'jazz' proviene de una corrupción de 'Jezebel' fomentada por predicadores negros.

Una de las teorías más extravagantes fue publicada en 1920 en la revista londinense Dancing Time y establece una explicación divina. Los marineros ingleses del siglo XVII, recogieron la palabra 'Dios' del portugués (así se cita en el artículo) y la llevaron a sus colonias indias y de ahí se extendió a China. La peculiar pronunciación de los chinos la convirtió en 'Joss', término usado con un marcado sentido religioso. Cuando los chinos emigraron a California en la última decada del siglo XIX la introdujeron en el país. En San Francisco se fundó la 'Frisco Chinatown Joss Orchestra' que causó furor entre los negros de la zona. La 'Joss Orchestra' en el slang de los negros dio lugar a la 'Jazz Orchestra'.

La prensa deportiva de California

Todo apunta a que, en un primer momento, los usos de la palabra 'jazz' no se corresponden con la música sino con el deporte. La primera vez que apareció escrita fue en 1912 en Los Angeles Times en un artículo titulado 'Ben's jazz curve' - descubierto recientemente- que hablaba de la curva de la suerte de un jugador de béisbol local. En 1913 la prensa deportiva de San Francisco lo usaba como sinónimo de energía o vitalidad en referencia al buen ritmo del entrenamiento del equipo de béisbol.

Aunque parece que hay cierta unanimidad en que 'jazz' como término musical surgió en Nueva Orleans, las primeras aplicaciones tuvieron lugar en Chicago, si bien esta cuestión no está exenta de controversias. En 1915 el Chicago Daily Tribune publicaba un artículo bajo el título de 'Blues is Jazz and Jazz is blues'. Por el contrario, algunos defienden que el primer uso fue en Nueva Orleans en 1914 con motivo de la actuación de la Original Dixieland Jazz Band en el Casino. En esta lucha por ser el primero, también entra el trombonista Tom Brown, que reclama su lugar en la historia -incluso en su epitafio- como el primer músico en ser contratado como una 'Jass band', aunque en la pugna también entra el banjoista y líder de banda Bert Kelly. Sea quien fuere el primero lo que sí parece más claro es que hasta 1915 la palabra no se popularizó entre los estadounidenses.

En los años 20 se propusieron nombres alternativos a 'jazz' tales como 'ragtonia' o 'calethumpia' que llegaron inclusive a gozar del favor de músicos como Duke Ellington. Afortunadamente ninguna llegó a cuajar. No hay duda de que el recorrido por el origen de la palabra 'jazz' es infinito y, en cierto modo, desalentador. Posiblemente nunca se dé un consenso real, así que, una vez hecha esta larga exposición, divida en dos entregas, y planteadas las preguntas, solo queda finalizar con una recomendación musical - al fin y al cabo el jazz es música-; un tema de Jelly Roll Morton, 'Pep' (entusiasmo, energía), que ilustra el post y que bien podría haber servido de banda sonora ideal para cualquier jazz-belle del French Quarter mientras perfumaba su cuerpo con aroma de jazmín...




"Si se supiera la verdad sobre el origen de la palabra 'jazz', jamás se mencionaría entre gente educada", Clay Smith, músico y escritor.

"No creo que deba llamarse jazz a ninguna música; que suene bien es lo único que importa", Duke Ellington.

"Señora, si a estas alturas no lo sabe, mejor no se meta", Fats Waller, en respuesta a la pregunta ¿qué es el jazz?


BIBLIOGRAFÍA (ver también la de la 1ª parte):

- Dictionary of American Slang.
- Institute for New Orleans History and Culture.
- The Origins of the Word Jazz.
- "A Negro explains 'Jazz'", Literaty Digest, 1919.
- "Early ideas on the origin of the word 'jazz'", Appendix I. 'Jazz in Britain', David Boulton. 1959

14 comentarios:

  1. Excelente artículo de principio a fin... Ese comienzo espectacular tan literario y descriptivo... Tan evocador! De todas las teorías sobre el origen de la palabra jazz, la de las jazz-belles es la que más me gusta... una historia embriagadora como el perfume de jazmín que he usado durante muuuuchos años... Además, ese vocablo, jazz-belle me recuerda a mi nombre: me encanta!

    Gracias, Grooveman, por alegrarme el despertar :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por el comentario Isa!!! Me ha costado encontrarlo pero al final di con el comienzo literario que buscaba... ;)

      Un beso de jazz-belle! ;)

      Eliminar
  2. Excelente continuaciòn de la entrada de hace unos días, muy ilustrativa. La entrada para quitarse el sombrero
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Infinitamente agradecido Jesús! Por el comentario, por pasarte por aquí y por supuesto por disfrutar de mis textos! ;) Un abrazo

      Eliminar
  3. Que alguien publique ya a este hombre, por Dios! O un Crowfunding o algo para editar un libro...
    Extraordinario, compañero.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ;) muchas gracias, compañera, Sarita B. Me alegra que te haya gustado... Cuando quieras publicamos un libro juntos. Psicología y Jazz... ;)

      Eliminar
  4. Vaya... pues sí que hay teorías para todos los gustos... para salir de la confusión de tanta hipótesis, me quedo con las tres citas del final :D

    Buen trabajo. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beronikes!! La verdad es que es un auténtico galimatías. Pero no me digas que la del perfume de jazmín no es evocadora... ;)

      Eliminar
  5. Hola amigo! como fiel seguidor de tu blog, me he tomado la licencia de concederte el premio Liebster Blog. Un galardón honorífico que trata de animar a los blogeros a seguir trabajando en sus discretos blogs con menos de 200 seguidores. Como mi blog ( y aunque no me van estas cosas) http://grafistantaneas.blogspot.com.es/ ha sido premiado tengo que seguir unas normas, que espero que tú también sigas. 1.- Copiar y pegar el premio en el blog y enlazarlo al blogger que te lo otorgó. 2.- Señalar tus cinco blogs preferidos con menos de 200 seguidores y escribir comentarios en sus blogs para que conozcan que han recibido el premio. 3.- Esperar que esas bitácoras continúen con la cadena y elijan a sus 5 blogs preferidos. Enhorabuena! y por favor no dejes de publicar en tu blog, a algunos nos interesa. Por supuesto, si no quieres recibir este premio simbolico ni seguir con la cadena, estás en tu derecho. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el reconocimiento público! Un abrazo!

      Eliminar
  6. Hola Manu,
    Perdón por el retraso pero es que entro poco últimamente :)
    No sé si habrá un III o más pero los dos publicados ya me sirven para sustentar una tesis que tengo desde hace mucho: El Jazz es indefinible y por ello pretender rastrear el origen del nombre no es posible, se diría que varias historias posibles hicieron coincidir el vocablo en el que confluyen muchas cosas y no siempre convivientes. El Duque lo clava una vez más, importa lo que importa y en el caso de un blog, lo que importa es que esté tan bien escrito y sea tan apasionado, gracias de nuevo Manu.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, Ferrán!! Te estaba echando de menos... jeje. Es verdad que lo importante es la música, no la definición. Pero, por otro lado, esas definiciones nos dan tanto juego para los blogs... ;)

      Saludos

      Eliminar
  7. De nuevo aquí, esta vez para agradecer que exista tu blog, no había tenido tiempo de leer detenidamente esta ultima entrada, y ahora que lo he hecho...realmente estoy flipando, con que cariño y conocimiento expones la historia del jazz, es como leer una novela, con los ingredientes que me gustan...realmente te odio (es decir te envidio) por lo bien que lo haces, un saludo desde la mas profunda admiración!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, muchas gracias Sebas!! Nunca un odio me gustó tanto ,) Se agradece mucho el comentario. En realidad esa es la idea, contar la historia de forma amena, como si fuera una novela. Me alegra haberlo conseguido.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar